Ya se vienen las fiestas de fin de año, Navidad, Año Nuevo y celebraciones varias. Junto con esto, el consumo de alcohol se hace más habitual, razón por la cual hay que tener especial cuidado si es que conduces tu vehículo. En Autoplaza te contaremos todo lo que necesitas saber para tomar real conciencia de la relación entre alcohol y conducción.

Estado de ebriedad e influencia del alcohol

estado de ebriedad e influencia del alcohol

Para muchas personas, estos dos conceptos pueden significar lo mismo, pero no es así.

  • Manejar bajo la influencia del alcohol: entre 0,31 y 0,79 gramos de alcohol por litros de sangre.
  • Manejar en estado de ebriedad: desde 0,8 hacia arriba de gramos de alcohol por litros de sangre.

Esto se rige según la Ley de Tolerancia Cero que entró en vigencia en marzo de 2012, modificando la Ley de Tránsito.

Para evitar esta situación, es que el SENDA (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación el consumo de Drogas y Alcohol) junto con Carabineros, desde abril de 2019 que realiza controles preventivos a conductores. Esto, como una medida preventiva y para que las personas tomen conciencia de los peligros del alcohol y la conducción.

Multas por conducir con alcohol

La Ley de Tolerancia Cero, junto con bajar los gramos de alcohol permitidos en la sangre, también aplica diferentes sanciones para los conductores.

Grs. de alcohol por litros de sangre Estado etílico Daños Reincidencia Tiempo suspensión de licencia
0,31 - 0,79 Bajo la influencia del alcohol Sin daños ni lesiones 1era vez 3 meses
0,31 - 0,79 Bajo la influencia del alcohol Lesiones gravísimas o muerte 1era vez 3 – 5 años
0,8 + Estado de ebriedad Sin daños ni lesiones 1era vez 2 años
0,8 + Estado de ebriedad Sin daños ni lesiones 2da vez 5 años
0,8 + Estado de ebriedad Sin daños ni lesiones 3era vez Cancelación
0,8 + Estado de ebriedad Lesiones gravísimas o muerte 1era vez Inhabilitada de por vida

En cuanto a las sanciones con cárcel por conducir en estado de ebriedad, es donde entra la Ley Emilia, que castiga con al menos un año de presidio a los que ocasionan lesiones gravísimas o muerte. Además, considera como delito el fugarse tras ocasionar un accidente y negarse a hacerse el alcohotest o alcoholemia.

Penas de cárcel con la Ley Emilia

La Ley Emilia surge en 2014 en honor a la pequeña Emilia Silva Figueroa de nueves meses, que murió a causa de que un conductor bajo los efectos del alcohol chocara el auto de sus padres.
A raíz de esto, se hizo una modificación a la Ley de Tránsito, aplicando penas de cárcel a los conductores que manejen con alcohol en la sangre y que causen daños graves o la muerte a otras personas.

Las penas de cárcel se clasifican según el daño hecho:

  • Lesiones gravísimas sin delito calificado: cárcel efectiva de al menos un año y penas de cárcel de tres años y un día a cinco años.
  • Lesiones gravísimas con delito calificado de conducir con licencia cancelada o inhabilitada, conductor profesional, reincidencia: cárcel efectiva de al menos un año y penas de cárcel de tres años y un día a cinco años.
  • Muerte sin delito calificado: cárcel efectiva de al menos un año y penas de cárcel de tres años y un día a 10 años.
  • Muerte con delito calificado de conducir con licencia cancelada o inhabilitada, conductor profesional, reincidencia: cárcel efectiva de al menos un año y penas de cárcel de cinco años y un día a 10 años.

Efectos del alcohol en el cuerpo

estado de ebriedad e influencia del alcohol

Según Conaset (Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito) la reacción de un conductor con alcohol se reduce entre un 10% a 30% comparándola con una persona sobria.
Si bien en un comienzo el consumo de alcohol puede parecer placentero, luego son varios los efectos que produce en el sistema nervioso central y que no son aptos para conducir un vehículo:

  • Visión borrosa.
  • Problemas de coordinación.
  • Reacciones lentas.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Malos reflejos.
  • No se siente miedo al peligro ni a transgredir normas.

Cuando se ingiere algún tipo de bebida alcohólica, demora desde unos 30 a 90 minutos en llegar a la sangre, momento en que bajan los niveles de azúcar del cuerpo. Esto provoca un efecto de agotamiento, lo que claramente no es un buen signo para querer manejar un auto.

Cuando el alcohol ya está en la sangre, comienza a repartirse por diversos tejidos del cuerpo.

No sólo el conductor puede verse perjudicado por manejar con alcohol. Peatones y otros vehículos pueden recibir el impacto de un accidente de tránsito causado por la imprudencia de una persona al volante con alcohol en la sangre.

Siempre se recomienda que, si vas a conducir, no bebas. O que, si llevas tu auto y ya bebiste, tomes un taxi o algunas de las aplicaciones de transporte como Uber o Didi.
Sigue nuestras recomendaciones y no dudes en visitarnos en cualquiera de nuestras sucursales.